¿Cómo comportarse en el éxito? por Pep Guardiola.


Una de las principales deudas que ha tenido Josep Guardiola en su periplo como entrenador fuera del FC Barcelona es la UEFA Champions League. No consiguió hasta ahora obtenerla ni con el FC Bayern München ni con su actual Manchester City, pese a que en ambos marcó junto a su presencia una verdadera revolución futbolística, llevando su estilo de juego característico a dos ligas en las que no se le daban muchas posibilidades dado el rigor de los alemanes e ingleses. Los equipos de Guardiola no consiguen alcanzar una final de UCL desde el 2011 (su segunda y última “orejona”), y ha tenido que conformarse con masticar derrotas en semifinales, cuartos de final e incluso quedando en 16avos con su actual club.


La presión que sostienen los clubes de élite la sostienen tanto los jugadores como el cuerpo técnico. Demostrar sus éxitos locales a nivel internacional es la ambición que moviliza y apasiona al mundo entero en la competición de clubes europeos más importante. Es, sin duda alguna, la vara con que se mide a los mejores clubes y entrenadores de primer nivel, y esto Guardiola lo sabe de sobra. Y no es que el de Santpedor se obsesione con su obtención ni menos con ser catalogado como un gran entrenador por sus logros, que vaya que los tiene. Su predilección por muchos conocida por los detalles, por la búsqueda de la excelencia y la ejecución constante de un estilo reconocible y muy procesado de juego es lo que realmente parece ser la razón que le quita el sueño.



Al llegar a “los ciudadanos”, su primera temporada al frente del equipo no logró brillar, convirtiéndose en la primera ocasión en que no consigue un título, quedando a 15 puntos del campeón Chelsea. Evidentemente en su posición no tardaron de llegar las críticas, sobre todo de los que no consiguen comprender la importancia del tiempo en la absorción de las ideas del catalán para los jugadores. La adaptación al modelo de juego que conoce Pep, para jugadores que no se formaron en estos principios de juego, requiere de un proceso. Y de este proceso puedes ser incorporado y considerado, así como ser marginado y en libertad de acción. Existiendo también una tercera alternativa: necesidad de contratar nuevos elementos. A esta posibilidad le ha sacado partido Guardiola, siendo muy significativos sus esfuerzos por priorizar defensores por sobre atacantes, como es la lógica de los grandes clubes. Esto debiese ser un aspecto importante al evaluar su estilo.


La razón a lo anterior la demostró la impecable temporada a nivel nacional que tuvieron los “sky blues” llevándose a sus vitrinas Community Shield, Copa de la Liga y Premier League. En este último torneo destaca haberlo obtenido a 5 fechas de que terminase el torneo, con récord de 100 puntos en la tabla y con una distancia de 19 puntos de su seguidor más cercano. A estos números le podemos agregar que sólo fue derrotado en 2 ocasiones, 4 veces repartió puntos y venció en 32 ocasiones, acumulando un impresionante rendimiento de un 88% en una de las ligas más competitivas y atractivas del mundo.


Todo esto es historia para considerar, sin embargo, el fútbol de élite mide el presente. Hoy el Manchester City es puntero de la Premier League, en un atractivo entorno competitivo de los 3 primeros puestos en que sus seguidores, el Chelsea de Maurizio Sarri y el Liverpool de Jurgen Klopp, aun permanecen invictos. En 9 partidos, el City a encajado 7 triunfos y dos empates, ha marcado un total de 33 goles, recibiendo sólo 4 en su valla, y a esto último se agrega que su portería se ha ido en 0 en 7 ocasiones. Hasta ahora en esta campaña conservan su nivel de rendimiento con un 88%.


En su último encuentro por Premier League el resultado fue un impresionante 6-1 frente al Southampton. Mientras la prensa alababa el dominio de los del City, Guardiola luego de vibrar con cada tanto de los suyos una vez escuchado el pitazo final del encuentro ya comenzaba su proceso de evaluación. Las estadísticas que parecen preocuparle al catalán son el 44% de aciertos a portería (contrastado con el 75% de efectividad en esta ocasión), la numerosa cantidad de despejes que se vio en la necesidad de realizar (17) lo que está por sobre el promedio por partido de 14. La cantidad de tiros de esquina concedidos: un total de 4, mismo número a favor, y una alta tasa de duelos perdidos, 48 en total.



Es por esto que, en la conferencia de prensa, cuando todo debía parecer alegría y elogios para con los suyos, Pep pone el balón contra el piso desde la primera pregunta invitándonos a todos a darnos cuenta de que siempre existe la posibilidad de mejora ante la observación de lo realizado: “debo decir que pienso que tuvimos suerte de anotar el 4 gol en el último minuto de la primera mitad, porque tuve la sensación de que el juego no debía ser de 3-1. Porque con el balón jugamos demasiado bien, pero sin el balón concedemos mucho. No tuvimos estabilidad detrás (defensa), tuvimos que defender muy profundo (cerca de nuestra área), ellos enviaron muchos centros, concedimos muchos tiros de esquina, tiros libres, y con el mejor anotador que tiene el Southampton en la liga siempre es peligroso. Sin duda estoy muy satisfecho con el resultado, con el rendimiento, pero el equipo me muestra hoy, me envía algunas señales de que aun en algunas posiciones y en algunas acciones no somos lo suficientemente estables. Pero está bueno mejorar después de ganar, es mucho más fácil así que perdiendo.”


Mañana el Manchester City recibe en calidad de puntero de grupo y local al Shakhtar Donetsk, equipo que se encuentra último del grupo. Aunque para sus críticos Guardiola debe demostrar su valía con una Champions League lejos de la sombra del FC Barcelona, el catalán parece saber lo que le hace falta para completar esa ruta, y eso parte por reiventarse continuamente en el éxito, de no nublarse con los resultados y de entusiasmar a los suyos a seguir marcando superioridades. Si consigue trasladar eso al terreno internacional (como ya lo está haciendo en su grupo y nuevamente en la Premier League), veremos una interesante definición de la UCL este año.

ESTADÍSTICAS AVANZADAS DE FÚTBOL

f.png
t.png
y.png