El ritmo en el fútbol

Actualizado: 15 de abr de 2019


En la 2ª fecha del Campeonato Nacional, los partidos de los dos equipos más grandes de Chile mostraron un elemento que rara vez asoma como ingrediente estable en los partidos de la liga chilena. El ritmo, la intensidad.


Si buscamos elementos comunes de una competición, en el caso del campeonato chileno encontramos en la falta de ritmo, las excesivas detenciones, la demora en la ejecución de las infracciones cobradas, las exageraciones de los jugadores y verdaderas convenciones de quejas y discusiones; un patrón que sencillamente atenta contra el espectáculo.


El fútbol contemporáneo en la lógica del libre mercado, compite con muchas otras industrias que entregan o venden entretención y experiencias. Por estos días en Chile, el anacrónico problema de seguridad en los estadios, se suma a las descoordinaciones en logística, venta de entradas, falta de servicios para los hinchas dentro de los estadios y en general el estancado sistema que gira en torno al fútbol profesional, que no avanza en modernizaciones significativas bajo un esquema de desarrollo rentista, que ciertamente no es exclusivo del fútbol en Chile.


La falta de valor agregado, la desalineación de los diferentes actores de la industria, los sesgos analíticos, sumados a la falta de ritmo e intensidad durante los partidos entre otros factores terminan articulando una vieja rueda de carreta que se sostiene dando vueltas simplemente porque el fútbol es un nicho que se nutre de la identificación pasional y de una tradición futbolera que aunque frágil, alcanza para tradición.



En tiempos donde todo cambio importante parece tan dificultoso para una industria como el fútbol, el resultado de dos arbitrajes con un claro dinamismo en pro del espectáculo, es un verdadero hito para el fútbol chileno. La atmósfera en ambos estadios (Monumental y El Teniente), la intensidad y actitud que aportaron los jugadores contagiados por unos directores de orquesta (árbitros) que simplemente están innovando en el fútbol, es una pequeña revolución que esperemos haya llegado para quedarse.


Esperemos que los dinámicos o atrevidos arbitrajes de Roberto Tobar (Colo Colo 1-0 U. de Concepción) y de Francisco Gilabert (O´Higgins 1-0 U. de Chile) sean una tendencia nueva del arbitraje y el fútbol en Chile más no un hecho esporádico. En una entrevista Enrique Osses, el jefe de la comisión de árbitros de la ANFP, reconoce el hecho como una directriz que la comisión viene intentando instalar desde hace ya un tiempo, buscando aumentar el tiempo efectivo de juego.


Hasta las peleas y discusiones en cancha producto del intenso juego tuvieron un mejor gusto que el festival de jugadores caídos a los que nos tienen acostumbrados los jugadores en Chile. El ritmo y la intensidad son elementos clave en espectáculos deportivos como el fútbol, veamos si esto logra consolidarse como una directriz de desarrollo en el tiempo para el fútbol chileno que necesita unas tres o cuatro de estas dimensiones para salir del estancamiento que padece hace ya largos años.

ESTADÍSTICAS AVANZADAS DE FÚTBOL

f.png
t.png
y.png